Anonim

Ingredientes

1 costillar de cordero, partido, con barbilla y frenched

Escabeche:

1/4 taza de lavanda seca

1/4 taza de romero fresco picado

1/2 taza de tomillo fresco picado

HIBISCUS GLAZE PARA CORDERO:

1/2 taza de flores de hibisco secas

4 tazas de agua

1 taza de azúcar

1 rama de canela

2 piezas de anís estrellado

4 a 6 vainas de cardamomo

Una pizca de granos de pimienta negra enteros

POLENTA SUAVE:

1 taza de polenta de la marca Come Una Volta

3 tazas de agua

1 cucharadita de sal

1/2 taza de mascarpone

4 cucharadas de queso parmesano

3 cucharadas de mantequilla

Nuez moscada

SETAS SALTEADAS PARA POLENTA SUAVE:

1/4 libras de colmenillas

1/2 libra de gallina del bosque

Rebozuelos 1/4 libra

4 chalotes picados

1/4 aceite vegetal puro

4 cucharadas de mantequilla sin sal

Sal y pimienta

Ralladura de un limón

4 dientes de ajo finamente picados

1/2 taza de aceite de oliva virgen extra

Direcciones

  1. Para la marinada: en un tazón, combine los ingredientes para la marinada. Corte cada 1/2 rejilla en 9 chuletas, produciendo 18 chuletas (3 chuletas por persona). Frota las chuletas con la marinada. Deje marinar durante 1 hora a temperatura ambiente o en el refrigerador hasta por 6 horas.
  2. Calienta una sartén y vierte el aceite en la sartén cuando esté caliente. Saltea las chuletas de cordero. Para el glaseado de hibisco: en una cacerola no reactiva, combine todos los ingredientes. Lleve a ebullición, reduzca el fuego a fuego lento y cocine durante 1/2 hora. Presion. Regrese el líquido a fuego lento y reduzca hasta obtener una consistencia almibarada. Para la polenta blanda: hierva el agua y la sal. Batir en la polenta. Calienta a fuego lento y cocina durante 1/2 hora, revolviendo ocasionalmente. Agregue los quesos, la mantequilla y la nuez moscada y sazone según sea necesario con sal y pimienta. Retire la polenta del fuego, envuélvala bien con envoltura de plástico y guárdela en un lugar cálido. La polenta mantendrá su calor durante bastante tiempo. Para los champiñones salteados: limpie los champiñones según sea necesario. Algunos se pueden cepillar, mientras que otros deben enjuagarse rápidamente en agua y drenarse bien. Nunca remoje los champiñones, ya que absorberán demasiada agua y se empaparán cuando se cocinen. Cocine cada variedad de champiñón individualmente porque todos se cocinan a diferentes velocidades.
  3. Calentar una sartén 2 durante minutos sobre una llama media. Cuando esté caliente, agregue 1/3 del aceite vegetal. Agregue los champiñones y saltee hasta que comiencen a dorarse. Agregue 1/3 de los chalotes y 1/3 de la mantequilla. Mantenga los hongos moviéndose en la sartén hasta que estén tiernos. Sazone ligeramente con sal y pimienta. Repita el proceso para las otras variedades de hongos.